La periodista aseguró que el encargado de contenidos de Chilevisión, Alberto Luengo, aprobó sus dichos sobre Argandoña, en una reunión previa a la emisión del programa.

La Tercera, 6/06/2008

Hace tres semanas estalló la polémica al interior de Chilevisión. El pasado jueves 15 de mayo, Pamela Jiles arremetió en contra de Raquel Argandoña, en el programa SQP,  refiriéndose en duros términos a la animadora, y haciendo mención a su vida privada y sexual.

Las afirmaciones de la ex periodista de Informe Especial no fueron bien recibidas por el directorio de la estación privada, quienes decidieron sacarla de pantalla por un período indefinido.

La razón fue que Canal 13 se quejó, formalmente, ante el director de producción y contenidos de Chilevisión, Pablo Morales, por las declaraciones “vejatorias y vulgares” de Jiles, mientras que Felipe Camiroaga emplazó a Sebastián Piñera, como dueño de CHV,  a regular los contenidos que se emiten al aire.

La reacción de la opinóloga no se hizo esperar, y una semana más tarde, en una conferencia improvisada a las afueras de su ex casa televisiva, la ex panelista de SQP se “autodespidió” del canal, asegurando que “no soporto estar en el aire, sin saber si estoy o no con trabajo”.

Ayer trascendió que Pamela Jiles habría hablado de cosas ajenas al interés de CHV, sobrepasando los límites permitidos, al ofender a la compañera de labores de Luis Jara. “Nosotros tenemos líneas editoriales bien claras. Tenemos un libro rojito, que tienen todos los funcionarios del canal. Ahí están nuestras líneas programáticas y editoriales. Y Pamela Jiles se sobrepasó sobre ellas”, dijo Pablo Morales, gerente de producción y contenidos, a Radio Cooperativa.

Ante esto, la opinóloga señaló a La Tercera.com su versión de lo ocurrido, asegurando que el encargado de contenidos de Chilevisión, Alberto Luengo, aprobó sus dichos en una reunión previa a la emisión del espacio, argumento que el gerente de producción y contenidos de la estación desestimó ante los micrófonos de radio Cooperativa, puntualizando que “por algo” se optó por la salida de Jiles y no de Luengo del canal.

“Luengo visó mis dichos, los promovió en pantalla con una huincha durante todo el programa, y los repitió hiper destacados en la página web del canal durante 24 horas, hasta que habló Camiroaga. Hay un video de las cámaras de vigilancia del canal que registró mi reunión de casi media hora con Alberto Luengo, previo al programa cuestionado”, dice Jiles.

–¿Por qué decides emitir declaraciones tan fuertes en pantalla sobre Raquel Argandoña?
–Tan fruncidos que se ponen los mismos que no tienen empacho en poner en pantalla a adolescentes con el popó al aire, bailando a media tarde, o reclutas duchándose sin ropa en horario prime.
Nadie hizo alharaca cuando la Argandoña dijo que Jordi Castell ‘se volvía loca y bailaba arriba de las mesas con una capa azul’, que Francisca García Huidobro es ‘una resentida y trepadora’, que a Ignacio Gutiérrez ‘no le dieron unos buenos correazos para que entienda que debe tener relaciones con mujeres y no con hombres’, y que yo soy una comunista que engendró hijos con un terrorista encapuchado.
¿Dijo algo en esos momentos Piñera por estos ataques a la sexualidad, privacidad e intimidad de estos rostros de su propio canal? ¿Se escandalizó Patricia Undurraga? ¿Se tiró los pelos Carmen Gloria López? Nada, ni una sílaba dijeron cuando Argandoña denostó públicamente a Viviana Nunes, a Paulina Nin de Cardona, a Alejandra Alvarez y a Tonka Tomicic. ¿Qué hizo en ese caso el canal católico? La premió contratándola con un sueldo millonario.

¿Consideras que tus palabras fueron inapropiadas para la televisión?
–Si te refieres a la palabra clítoris, ésta forma parte de la lengua castellana y, además, es muy recomendable para la salud física y mental familiarizarse con ella. No es necesaria tanta alharaca.

¿Qué piensas de los directores ejecutivos de Chilevisión?
–Me queda la impresión de que Piñera y De Aguirre se asustaron con la bravata de Camiroaga, se pusieron histéricos. Decidieron mi salida sin siquiera haber visto las imágenes en disputa y acomodaron la llamada ‘línea editorial’ a su guillotina.
Hasta ahora no pueden responder cuál fue el acápite específico que subvertí.  ¿Por qué el encargado de contenidos visó y aprobó mis dichos? ¿Por qué los repitieron con bombos y platillos en su página web si eran tan terribles?
Ahora se echan la culpa unos a otros. Tampoco pueden explicar por qué yo vulneré las normas y no, por ejemplo, Eva Gómez con su famoso ADN, harto más grave que cualquier cosa ocurrida en la historia de la televisión chilena. ¿Será tal vez porque yo no me acuesto -ni me acostaré- con ningún ejecutivo? ¿O porque Piñera está en campaña y De Aguirre hace méritos para ser su generalísimo?

–Antes de emitir tus declaraciones al aire en SQP, ¿pensaste que tus dichos te iban a costar la salida de la estación?
–Cómo iba a suponer tal cosa, si estaba en absoluto acuerdo con el encargado de contenidos en lo que debía responder a la agresión de Argandoña. Cuando hay algún desmadre en el panel, los ejecutivos corren a la sala de dirección e intervienen inmediatamente el programa. Eso no sólo no ocurrió en esta oportunidad, sino que mi intervención fue promovida, anunciada y azuzada largamente, con todo entusiasmo, sin que ningún ejecutivo moviera su trasero del escritorio.

¿Cuál fue la postura de la productora Broadeyes ante tu suspensión?
–A Danús (Rodrigo, dueño de la productora) le preocupa mi salida porque considera que mi alejamiento de SQP es un daño al corazón de la marca que, incluso, podría poner en riesgo la continuidad del programa. Él sabe que los estudios internos de Chilevisión me sitúan, por lejos, como el rostro más importante en la percepción del público y conoce también, que desde que llegué al programa, Jaime de Aguirre se propuso eliminarme. Si duré tres años fue porque Danús y la Natalia (Freire) hicieron de escudo, y porque Piñera me protegió hasta hace un mes.

¿Cuáles fueron las reacciones del resto de los panelistas del programa luego de tu salida?
–Están amordazados. No pueden tocar el tema.

¿Por qué crees que Camiroaga comenzó a hacer declaraciones?
–Primero, porque ya había informado a Jaime De Aguirre de su molestia con Passalaqua, y Jaime se hizo el desentendido. Algo sabe Italo sobre él, y eso lo hace intocable.
Y segundo, probablemente Camiroaga siguió un lineamiento de pauta.

¿Por qué crees que Raquel Argandoña se ha mantenido al margen y no ha hecho ninguna declaración al respecto?
–Porque es inteligente, hábil y conoce el juego de la televisión como la palma de su mano, a diferencia de otros incompetentes que se han metido en este baile.

¿Por qué Sebastián Piñera le bajó el perfil a tus declaraciones?
–Me da la impresión de que se dejó llevar por el pésimo consejo de Jaime de Aguirre, menospreció la reacción de la prensa y del público, no previó la impopularidad de despedir a una periodista con mi historia, y tampoco fue capaz de evaluar adecuadamente que quedaría como el ‘amiguito’ facho de Argandoña y el fan obediente de Camiroaga.

¿Qué fue lo que te dijo luego de tus afirmaciones en pantalla?
–Se lavó las manos.

–¿Por qué hablaste con él? ¿Qué esperabas?
–El me había dado su teléfono personal para que yo lo llamara a cualquier hora si lo necesitaba. En tres años jamás lo usé, hasta que los colegas de la prensa me contaron que estaba despedida. Entonces lo desempolvé de una antigua libreta y lo llamé para pedirle que me despidiera él, ya que ninguno de sus valientes ejecutivos se atrevía a darme la cara.

¿Pretendes volver a la televisión?
–Me parece que la pregunta es si la televisión pretende volver a mí. Capaz que hasta la Argandoña y Camiroaga terminen echándome de menos.

–Finalmente, ¿cuáles serán tus próximos proyectos?
–La lucha, como siempre.

Dejar Comentario